La Llave del Reino

“Cada Palabra que he hablado es un portal para entrar a mi Reino. Si meditas en lo que he dicho, puedes entrar y encontrarme.” Fue lo que Dios me hablo, durante una experiencia profética. Cada libro de las Series Bendición puede activar la eternidad escrita en tu corazón. Revelando tesoros de sabiduría y guiándote a momentos íntimos con Dios. Pero lamentablemente... los que leen rápido se perderán todo! Debemos entender la diferencia entre leer la Biblia y meditar la Biblia. Déjame explicar... La Llave Que Abre el Reino Hace mucho tiempo, el Señor le reveló a Josué cómo prosperar y tener éxito en todo lo que emprendiera: “Procura que nunca se aparte de tus labios este libro de la ley. Medita en él de día y de noche, para que actúes de acuerdo con todo lo que está escrito en él. Así harás que prospere tu camino, y todo te saldrá bien.”—Josué 1:8 No es siempre el caso (pero en este versículo), la Nueva Version Internacional es la mas fiel al lenguaje Hebreo. Si quieres prosperar y tener éxito debes meditar (hablar, recitar) la palabra de Dios—de día y de noche. Cientos de años después, el rey David practicaba el concepto: "Meditaré en la gloria y la majestad de tu esplendor, y en tus maravillosos milagros." —Sal. 145:5 NTV Pero el secreto esta en la meditación diaria (no sólo el estudio). Hay una diferencia entre meditation y estudio. Estudiar la Palabra incluye lectura de comentarios, concordancia, referencia cultural , historia, etc. Meditar la Palabra es leer un pasaje en voz alta. A eso se refiere “recita siempre el libro” o “procura que nunca se aparte de tus labios" Josué 1:8. Meditar la Palabra es recitar un versículo varias veces, rotando el pasaje en tu mente. Imaginando y sintiendo lo que [...]

By | 2018-01-24T23:02:05+00:00 January 24th, 2018|Uncategorized|0 Comments

El Secreto de la Vida Eterna

Tu eres mucho más valioso de lo que crees… Dios esta detrás de ti. El diablo también te quiere agarrar. Uno te ama—el otro te odia. Y uno de ellos eventualmente te atrapará… Pero tú decides quién. Te guste o no—tú eliges vivir o morir (ahora y para siempre). Y NO, que nadie te moleste no es una opción (sólo una ilusión). Si quieres la vida eterna necesitas a Jesucristo. Él es el único camino al Cielo (no hay otro). Olvídate del transhumanismo—están delirando. Sueñan con descargar sus cerebros en tecnología A.I. (Inteligencia Artificial) para vivir eternamente. Singularidad (lo llaman). Igual que los endemoniados del campo de Eugenics. Que clonan y mezclan especies. Manipulando genes y alterando el ADN, creando “pequeños monstruos” como en los días de Noé (Genesis 6). Pero esos pobres diablos, y todos los elites luciferinos, nunca podrán replicar el espíritu humano. Esa IMAGEN de Dios que tienen todos los hijos de Adán. No importa cuántos "sintéticos" clonados fabriquen. No pueden clonar el aliento de Dios en nosotros. Esa sustancia sin materia, esa llama sagrada, esa imagen de Dios que tienen todos los hijos de Adán. La única parte de nosotros que es eterna. La que hace posible el “ser” del “ser humano.” ¿Mi punto? Sólo Dios puede otorgarte vida eterna. Esa es la buena noticia. La mala noticia es que Dios también otorga la muerte eterna—pero tu decides: Vida o muerte (para siempre). Déjame explicarte... Acerca de la vida eterna: “Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.”—Juan 3:16 Acerca del pecado: “Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo [...]

By | 2018-01-24T23:07:05+00:00 January 24th, 2018|Uncategorized|0 Comments